Seleccionar página

Los verbos reflexivos -o pronominales- se utilizan cuando el sujeto realiza una acción sobre sí mismo. Por este motivo son especialmente útiles para hablar de nuestras rutinas.  La pregunta es, ¿cómo los distinguimos de un verbo normal? Observa los siguiente ejemplos:

LEVANTARSE

Yo me levanto te levantas Él/ella/usted se levanta Nosotros nos levantamos Vosotros os levantáis Ustedes/ellos se levantan

DUCHARSE

Yo me ducho te duchas Él/ella/usted se ducha Nosotros nos duchamos Vosotros os ducháis Ustedes/ellos se duchan

Los pronombres de los verbos reflexivos

Como ves, los reflexivos utilizan los pronombres me, te, se, nos y os antes de cada verbo. Es importante utilizar el pronombre adecuado para cada persona tal como aparece en el ejemplo. Existen muchos verbos que pueden utilizarse con o sin pronombre reflexivo, dependiendo de sobre quién o qué se realiza la acción: Elena corta la cuerda. Elena se corta el pelo (a sí misma) Jon lavó los platos después de cenar. Jon se lavó las manos antes de cenar.

Verbos siempre reflexivos

Por otra parte, hay algunos verbos que siempre son reflexivos, como adentrarse, adueñarse,  dignarse o suicidarse: Nos adentramos en la cueva para explorar sus túneles. Esperamos a Pedro una hora, pero no se dignó a aparecer.

Verbos recíprocos

Por último, también se pueden emplear los verbos reflexivos para expresar reciprocidad. Es decir, cuando dos o más sujetos ejercen una acción sobre los otros y al mismo tiempo la reciben: Mis abuelos se casaron en 1950. ¡Los que se pelean se desean!

A continuación escucha y lee la rutina de la reina Isabel:

verbos reflexivos - IsabelLa reina Isabel se levanta a las siete y media de la mañana con el sonido de una gaita. Después se sienta a desayunar con su marido, el príncipe Felipe. A las nueve comienza a trabajar. Cuando hay un evento especial se pone la corona. Sin embargo, en el día a día se ocupa de asuntos más cotidianos: escribe cartas, organiza la casa o se reúne con su equipo. Pero no todo en la vida es trabajo. Todos los días saca a pasear a sus perros, y cuando puede sale a montar a caballo. Además se niega a cenar patatas, arroz ni pasta para no engordar. La verdad es que la reina Isabel se cuida mucho. Por la noche lee algún libro o ve una película en la tele, y se acuesta a las doce y media.

Antes de despedirnos, Batman quiere enseñarte cómo se hace un exámen sorpresa- El tema es, por supuesto, los verbos reflexivos. ¡Hasta pronto!
También puedes verlo en Facebook

Arrastra cada verbo reflexivo al hueco adecuado.

Rellena los huecos utilizando verbos reflexivos.

Suscríbete y recibe la guía «Los monstruos del español»

Recibirás materiales y ofertas especiales para mejorar tu español